Cosas que debes cambiar cuando dejas de vivir solo

Sabias que 761 Visitas
Compartir

Cosas que debes cambiar cuando dejas de vivir solo Vivir solo es una experiencia única e inigualable, aprendes a conocerte a ti mismo y a ser más independiente, pero también se tienen malos hábitos que, aunque no resultan tan terribles cuando estás solo, se deben cambiar cuando decides compartir los días con otra persona. Genial.guru te muestra algunos ejemplos de hábitos a cambiar para tener una convivencia ordenada y saludable. Cosas que debes cambiar cuando dejas de vivir solo

1. La bolsa del cesto de la basura al límite

Dejar que el cesto de la basura se llene más allá del límite no se trata de ningún juego al estilo «al que se le cae pierde y la debe cambiar». Sacarla antes que se desborde te ahorrará tiempo y discusiones.

2. Basura en cada rincón de la casa

La mesita de luz, el escritorio, la mesa… son lugares que con frecuencia acumulan envolturas vacías cuando uno vive solo. Pero, ¡ya no más! Cuando empiezas a compartir los espacios, el cesto debe ser su destino en el momento en que se convierten en basura. Cosas que debes cambiar cuando dejas de vivir solo

3. El plato vacío en la nevera

«¿Qué hace un plato vacío en la nevera?» ¿Te suena? Cuando dejes de vivir solo evita dejar un motivo de discusión «servido en el plato».

4. La montaña de ropa sobre la silla

Las sillas cumplen diversas funciones cuando vives solo; sirven de mesa, escalera y hasta de armario. Pero para que una convivencia resulte ordenada, también tendrás que ser ordenado con tu ropa

5. El piso y el sofá como armario, despensa, escritorio…

Si las sillas no son para acumular ropa, tampoco lo son el sofá y el piso. Dejar las cosas tiradas no sólo entorpecerá el camino sino también la relación con tu pareja.

6. Dejar 10 cm de papel higiénico en el rollo

Diez centímetros de papel higiénico no tienen ninguna utilidad. Si estando solo te da pereza cambiar el rollo hasta la siguiente vez que lo necesites usar, en compañía de alguien debes recordar que no solo tú le vas a dar utilidad. Esto de «empezar a pensar en dos» es lo que debes aplicar a cada cosa diaria.

7. La puerta del cuarto de baño abierta mientras lo usas

Estando solo no necesitas puertas para mantener la privacidad. Pero, ¡cuidado!, no mudes este hábito cuando vayas a vivir en pareja. Y no olvides que tal vez el cuarto de baño sea uno solo y la otra persona tambien necesite usarlo, por lo que pasarse horas leyendo o jugando no es la opción más adecuada.

8. Usar todos los utensilios hasta que ya no tienes más remedio que lavar uno

La pereza es el defecto que más afecta a una persona que vive sola, y ya no vas a ser el único que vea los platos sucios haciendo equilibrio en la fregadora. Esto solo hará que la limpieza sea aún más difícil y ya no podrás librarte de tener que hacerlo. Recuerda, no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

9. Malos hábitos alimenticios

Una investigación que examinó la nutrición y los hábitos alimenticios de los adultos que viven solos y aquellos que viven acompañados señala que los primeros son más propensos a tener una pésima dieta. ¡Aprovecha tu vida en pareja para cambiar también tus hábitos alimenticios!

10. Comer y beber directo de los recipientes o frascos del refrigerador

Cuando viviendo solo ya habías utilizado todos los platos disponibles y la flojera aparecía a la hora de lavar, recurrías a enjuagar un tenedor y comer directo de los recipientes o frascos. Pero ya no, no hay excusa que valga. Ahora formas parte de un equipo que debe funcionar a la par.

Cosas que debes cambiar cuando dejas de vivir solo

¡Sácale provecho a estos cambios, seguro te ayudarán a ser ordenado en otros aspectos de la vida y así conseguirás mejores resultados!

Compartir

Te puede interesar

Comentarios