Consigue un vientre plano respirando

Ejercicios 206 Visitas
Compartir

Consigue un vientre plano respirando Marcel Caufriez, especialista en Kinesioterapia y Readaptación, descubrió que las madres que intentaban recuperar o desarrollar tono muscular abdominal después del parto no conseguían resultados. Investigó y descubrió que muchos de los ejericios para desarrollar estos músculos perjudicaban el útero y la vejiga en el cuerpo femenino y disminuían la musculatura del suelo pélvico provocando problemas en el cuerpo como incontinencia o prolapsos.

Consigue un vientre plano respirando

Frente a este hostil panorama, Caufirez decidió desarrollar una técnica efectiva y saludable para que las mujeres trabajaran su abdomen sin poner en juego su bienestar. De sus estudios e investigaciones surgieron los abdominales hipopresivos. Genial.guru investigó sobre ellos y te revela cómo hacerlos y qué beneficios te pueden brindar.  Consigue un vientre plano respirando

Cómo realizarlos

Los abdominales hipopresivos pueden hacerse de tres maneras:

  • De pie, con las piernas abiertas y alineadas con las caderas, y las rodillas semiflexionadas.
  • acostada sobre la espalda, con las piernas flexionadas en arco o ligeramente levantadas en flexión y los brazos a lo largo del torso.
  • En cuadrupedia (a cuatro patas), con la espalda recta, los codos apoyados en el suelo y la cabeza entre los brazos.

    Consigue un vientre plano respirando

Una vez ubicado en una de estas tres posiciones debes seguir estos tres pasos:

1. Inhalar aire durante cinco segundos. Al hacer esto debes sentir que el oxígeno infla tu vientre, no sólo tus pulmones (si estás de pie verás que el nivel de tu vientre sobrepasa el de tus pies). Si tu respiración es sólo pulmonar, el único efecto de este ejercicio en tu cuerpo será la taquicardia.

2. Exhalar durante ocho segundos liberando todo el aire posible y apretando la pared abdominal contra la espalda.

3. Mantener la tensión en tu cuerpo sin aire durante pocos segundos. Aquí no hay una cantidad de tiempo precisa, porque cada organismo puede responder de manera diferente al anterior estímulo de respiración. Lo ideal es que soportes cuanto puedas, sin forzarte. Si te llevas al extremo, a largo plazo, puedes producirte problemas cardíacos.

Para llevar a cabo este paso te puede ser útil imaginar que tu objetivo es juntar el ombligo con la columna por unos segundos.

Puedes hacer tres repeticiones en cada posición y ejercitarte a diario. Si no tienes mucho entrenamiento físico, puedes hacer una sola repetición en cada posición e ir aumentando las repeticiones conforme sientas que tu cuerpo adquiere resistencia. Pronto verás los resultados.

Advertencia: Las personas hipertensas y las mujeres embarazadas deben abstenerse de hacerlos.

Ya conoces los abdominales hipopresivos y todos sus beneficios: no afectan tus órganos reproductivos ni tu salud, puedes hacerlos casi en cualquier lugar (si los haces de pie podrías practicarlos incluso en el bus de camino a casa), no exigen dolorosas repeticiones, sólo respiración, y si los haces con disciplina pronto tendrás un vientre plano para lucir con orgullo.

 

Foto de portada: sport.uncome

Compartir

Te puede interesar

Comentarios